jump to navigation

Budapest, una escapada con encanto (I)

Budapest (Hungría), es una de las ciudades con mayor encanto de centro Europa. Para visitarla en 4 días es perfecta ya que nos permitirá conocer además alguna población de sus alrededores.

 

                           IMG_6415.jpg

                                                       © 2016 Albert Ferré

 

Está enclavada a ambas orillas del Danubio, con las colinas de Buda al oeste y Pest al este.

 

La ciudad está repleta de preciosos edificios, barrocos, neoclásicos o art nouveau, su apogeo fue a finales del siglo XIX.

 

Aún quedan vestigios de la II Guerra Mundial y de la Revolución Húngara de 1956.

 

Hay numerosos vuelos que enlazan Madrid o Barcelona con Budapest, una opción es Vueling, Wizz Air o Ryanair que tienen vuelos directos.

 

Recomiendo alojarse en la parte de Pest, cerca del Puente de las Cadenas, es un buen lugar para poder visitar gran parte de la ciudad andando, en tranvía o metro y, para descubrir alguno de los mejores restaurantes de la ciudad. Se pueden encontrar buenos hoteles a precios asequibles.

 

La ruta propuesta será de 4 días. No es necesario visado, antes de salir del aeropuerto hay que cambiar euros a florines húngaros (1 euro = 307,40 florines aproximadamente).

Hace mucho frio en esta época del año puede llegar a nevar.

 

 

Día 1

Para llegar al centro de la ciudad desde el aeropuerto internacional Ferenc Liszt una opción es el taxi, la empresa que tiene el monopolio es Fo Taxi, a la salida de la terminal de llegadas hay una oficina para contratar el servicio (7030 HUF aprox. 25 euros). Otra opción mucho más económica y bastante rápida es tomar el bus nº 200E hasta la estación de metro de la Línea M3 Kobánya-Kispest y de allí al centro de la ciudad (coste sobre los 800 HUF).

 

Después de registrarnos en nuestro hotel empezaremos la visita de la ciudad.

 

En la plaza Szechenyi István ter (Puente de las Cadenas lado Pest) podremos ver uno de los edificios más bellos de la ciudad, el palacio Gresham hoy convertido en hotel de lujo. Seguiremos nuestra ruta por Pest por el paseo que bordea el rio Danubio que quedará nuestra izquierda.  El primer edificio que encontramos a la derecha es la Academia Húngara de las Ciencias. Desde este punto las vistas sobre la Colina del Castillo y Buda son espectaculares, seguiremos hasta llegar a los zapatos en el Danubio. Este monumento del escultor Gyula Pauer y del director de cine Can Togay es una simple representación en hierro forjado de 60 pares de zapatos en memoria a los judíos húngaros fusilados y arrojados al Danubio en 1944 por miembros del fascista partido Cruz Flechada.

 

             IMG_6330.jpg         IMG_6341.jpg

                                                                                           © 2016 Albert Ferré                    © 2016 Albert Ferré

 

 

Seguiremos nuestra ruta hasta llegar al imponente Parlamento, el edificio más emblemático de la ciudad. Para poderlo visitar es recomendable reservar con antelación a través de www.jegymester.hu, hay visitas en español. Deberemos cruzar toda la plaza que hay frente al Parlamento y en el lado izquierdo hay un acceso subterráneo que es el lugar donde se pueden comprar las entradas e iniciar la visita.

 

En la sala de la Cúpula se exhibe la corona de San Esteban icono nacional, también se puede ver la espada ceremonial y el cetro del siglo X y de origen persa.

Regresaremos a la plaza del Parlamento (Kossuth Lajos tér), enfrente encontramos el edificio del Museo Etnográfico. Seguiremos por la plaza en dirección al Puente de las Cadenas, a nuestra izquierda hay el monumento a Imre Nagy (puente de hierro con una escultura en su centro). Imre Nagy fue un político comunista húngaro que protagonizó el intento de restablecer la democracia y liberar al país de la tutela soviética en 1956. En los edificios aún se pueden ver los impactos de bala.

 

Nuestra ruta prosigue por la calle Vécsey u hasta la plaza Szabadság tér, además del monumento al Ejército Ruso hay edificios art noveau como el de la Embajada de los EE.UU, el de la Real Caja Postal de Ahorros y el del Banco de Hungría.

 

La siguiente parada de nuestra ruta del primer día es la Basílica de San Esteban. De estilo neoclásico fue terminada el 1905. Además de la cúpula hay que visitar la capilla de la Santa Diestra, lugar donde se venera la reliquia que contiene la mano derecha momificada de San Esteban.

 

          IMG_6472.jpg      IMG_6356.jpg      IMG_6366.jpg                  

                    © 2016 Albert Ferré                                       © 2016 Albert Ferré                                      © 2016 Albert Ferré

 

 

La zona de la Catedral hay mucha animación, bares, restaurantes y en navidad se celebra un animado mercado navideño.

 

Proseguiremos dirección a la avenida Andrássy út y el edificio de la Ópera. Si hay posibilidad de asistir a una representación es muy recomendable, nosotros lo hicimos con una ópera en húngaro, no entendimos nada. Hay visitas guiadas al edificio.

 

Antes de regresar al hotel recomiendo tomarse un té o un chocolate acompañado de alguna deliciosa tarta en el típico Café Müvesz (Andrássy ut 29).

Para la primera noche en Budapest recomiendo el Gerlóczy un típico bistró que también dispone de habitaciones en la plaza Gerlóczy uta 1 (Belváros), lugar excelente, no es económico pero tiene una buena relación calidad precio. Es una zona muy animada y con gran diversidad de restaurantes y bares.

 

 

Comentarios »

No hay comentarios todavía. Sé el primero